Melómanos, tu enciclopedia musical online

El sonido

 

sound

sound

Así como para realizar una escultura el escultor utiliza determinados tipos de material (piedra, mármol, bronce, etc.) o el pintor utiliza determinados tintes y pinturas que compondrán el cuadro, el músico utiliza un material muy concreto: el sonido (aunque en realidad sería quizás más exacto decir que es el aire, según veremos más adelante).

El sonido no es sino la vibración producida en el aire en determinadas circunstancias. Por eso, aunque parezca a primera vista que es algo etéreo e intangible, el sonido es mucho más “material” de lo que aparenta. Conviene distinguir en primer lugar entre sonido y ruido, ya que no todas las manifestaciones sonoras se pueden considerar como “sonido” desde el punto de vista musical. Se suele definir ruido como “la vibración irregular que percibe nuestro oído”. El sonido sería entonces “La vibración regular que percibe nuestro oído producida por un cuerpo sonoro”. Para facilitar la comprensión de la diferencia entre sonido y ruido, podemos comparar el sonido producido por una flauta y el producido por el motor de un pequeño avión.

Aquí mostramos la representación de la forma de onda que tienen ambos sonidos. Como podrás comprobar, la que corresponde a la flauta tiene un aspecto mucho más definido que la del motor.

Como podrás comprobar si has oido las muestras, el sonido agudo de la flauta corresponde a la parte más gruesa de su gráfico. el sonido grave corresponde a la parte más delgada y uniforme. En la muestra del motor, la parte más pronunciada del gráfico, corresponde al momento de mayor intensidad del sonido.

El sonido necesita de un medio elástico para transmitirse. Es decir, se puede transmitir en un medio gaseoso como puede ser el aire y también en un medio líquido, por ejemplo el agua, o en un medio sólido. El aire es el medio en el que nos desenvolvemos las personas y por tanto nos interesa todo lo relacionado con la transmisión del sonido en este medio, pero aún así conviene tener en cuenta que éste no es el mejor transmisor del sonido. En el agua, por ejemplo, se transmite a mucha mayor velocidad, por su mayor densidad (casi mil quinientos metros por segundo en el agua, mientras que en el aire se transmite a unos trescientos cuarenta metros por segundo en condiciones “normales” de presión y temperatura).

En cualquier caso, donde el sonido no existe o no se transmite es en el vacío. (Así pues, no son posibles esas imágenes de las películas de ciencia ficción en las que se oye el ruido producido por los sistemas propulsores de las naves espaciales mientras navegan, o las explosiones de cualquier tipo, ya que en el espacio no existe medio alguno para la transmisión del sonido).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.