Melómanos, tu enciclopedia musical online

Heitor Villa-Lobos (1887-1959)

 

Heitor Villa Lobos

Heitor Villa Lobos

(Río de Janeiro, 5 de marzo de 1887 – 17 de noviembre de 1959) considerado por muchos como el más grande compositor del siglo XX, persiguió una identidad propia para la música clásica de Brasil y logró encontrarla, basándose sobretodo en el folclore y en la música popular brasileña, elaborando sus elementos para presentar esta música en forma y categoría de música de concierto.

Su obra musical incluye óperas (menciónese “Yerma” con texto de García Lorca), suites orquestales, bailados, música de cámara y canciones, mereciendo destacar su magnífica producción sinfónico coral, los Choros, sus apreciadísimas piezas para guitarra y sus famosas Bachianas Brasileiras.

Fue descubierto por Darius Milhaud, quien llevó al gran pianista polaco Arthur Rubinstein al Cine Odeon, donde tocaba Villa-Lobos el violoncelo para películas de cine mudo. Fascinado por la música de Villa-Lobos, Rubinstein divulgó su obra por todo el mundo y sensibilizó a los magnates brasileños para que financiaran los viajes de este compositor a Paris, donde alcanzó el reconocimiento y la celebridad internacional.

El piano de Villa-Lobos, de admirable envergadura y de estilo muy personal, presenta notables -problemas a sus intérpretes, por el mismo uso que este compositor hace del instrumento y por su peculiar manejo del teclado. Hay que mencionar también la complejidad de ejecución de los ritmos folclóricos y la intrincada poliritmia.

La música de Villa-Lobos tiene, entre otras características, un lado folclórico-popular y otro de trascendencia y modernidad. Si el intérprete se centra en el primer aspecto, su obra puede perder en estatura, y si, por otra parte, se centra en el segundo, su música puede perder la identidad nacional buscada por el autor. Encontrar el justo punto, una perfecta fusión de estos elementos, es la gran cuestión, el principal problema con que tiene que enfrentarse el intérprete de las obras de Villa-Lobos: sin duda, el mismo problema con el que tuvo que enfrentarse el propio Villa Lobos al crearlas.

Pese a los problemas que antepone al pianista, por pequeña o sencilla que sea la obra interpretada, el universo pianístico de Villa Lobos y su particular “idioma” suenan al oyente como algo exacto, verdadero, fascinante, absolutamente convincente y sorprendentemente espontáneo. El Genio se burla de la causalidad y de lo convencionado.

Escuchar Música de Heitor Villa-Lobos:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.