Melómanos, tu enciclopedia musical online

Georges Bizet (1838-1875)

George Bizet

George Bizet

Georges Bizet (Alexandre César Léopold) nació en París en 1838 y murió en 1875. Su padre y su tío eran profesores de canto.

Georges Bizet estudió desde los diez años en el conservatorio de París, donde ganó primeros premios de solfeo, piano, órgano y fuga. La precocidad de su talento queda reflejada en sus primeras obras, que no fueron descubiertas hasta 80 años más tarde. A los diecinueve años estrena su primera obra, una opereta en una acto llamada Le Docteur Miracle. Después de tres años en Roma, donde compone la ópera bufa Don Procopio, se traslada a París donde se dedica a diferentes actividades musicales (clases, arreglos musicales, acompañamiento de ensayos, etc.). Es en esta época de su vida cuando empiezan a asaltarle vacilaciones sobre el rumbo que debería dar a su carrera, dudando entre dedicarse a la enseñanza en el Conservatorio o conventirse en concertista de piano. Tenía una personalidad indecisa y un deseo de perfección que provocaron que sus primeras óperas no tuvieran mucho éxito y muchas ni siquiera fueran representadas, utilizando posteriormente fragmentos de algunas de ellas en óperas como Carmen.

En 1869 se casa con la hija de su maestro Halévy, del cual completó la ópera póstuma Noé.

En 1871, Georges Bizet fue director de coros de la ópera durante un corto espacio de tiempo. En este período compone la música de L’Arlessienne de Daudet; fue un fracaso, pero en cambio la suite para gran orquesta extraída de ella tuvo un éxito inmediato. Sus últimas obras, al igual que en casos anteriores, quedaron sin terminar o sin estrenar (D. Rodríguez, Patrie, etc).

Incluso la ópera cómica Carmen, considerada actualmente como la obra maestra de la tradición lírica francesa,  fue duramente criticada por contravenir las costumbres de la época, e incluso fue calificada de vulgar y pobre melódicamente. Fue estrenada en 1875 y tras el éxito del primer acto, el resto fue acogido con gélido silencio y los críticos se mostraron insensibles a la grandeza de la obra. Su total popularidad no llegaría hasta seis meses después del fallecimiento del autor, cuando Carmen se representó en Viena. Se dice que Georges Bizet no fue ajeno en absoluto al fracaso de Carmen, pues tras el estreno se sumió en una profunda depresión mental y se le reprodujo una afección de garganta que sufría desde hacía años (probablemente de tipo canceroso). Se retiró a Bougival, donde fallecería de un ataque cardíaco.

Aunque él se empeña en defender un tipo de música más elaborado y cerebral (y su trabajo refleja un gran esfuerzo de reflexión), es evidente que su música procede más de una gran intuición y predisposición musical. Por su búsqueda de un estilo grandioso y la defensa que hace de los músicos alemanes, se le llega a acusar de wagnerismo, cuando en realidad su temperamento es más bien latino. Ya en su madurez, renunciando a todo este inútil planteamiento grandilocuente, recobró la espontaneidad de los primeros años.

Quizás en contra de su voluntad, la ópera cómica le va mejor que la gran ópera, ya que Georges Bizet es un pintor del hombre en su vida cotidiana. Aunque influyó en la escuela de vista, su realismo huye del efectismo exagerado, buscando siempre la estética. Su música (su mejor música, al menos) se caracteriza por un cierto grado de exotismo, una melodía agradable y elegante, y un gran sentido de la orquestación. El equilibrio que consigue entre el elemento dramático y elelementos sinfónico, nos recuerda a Mozart.

Realmente se puede decir que su temprana muerte nos privó a todos (y a Francia en particular) de uno de los grandes compositores dramáticos.

 

Escuchar música de Georges Bizet

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.