Melómanos, tu enciclopedia musical online

Eduardo Torres Pérez

Eduardo Torres Pérez

Eduardo Torres Pérez

 El maestro valenciano Eduardo Torres Pérez nació en Albaida en 1872 y murió en Sevilla en 1934.

Su afición por la música se dejó sentir desde muy pequeño, quizá alentado por su propio padre, director de la Banda de Música de la localidad. A los diez años ya componía pequeñas piezas musicales religiosas. Al entrar al Seminario sobresalió en los estudios musicales y en la técnica del órgano. En Valencia tuvo como maestros a Juan Bautista Guzmán y a Salvador Giner. Ya como sacerdote, Eduardo Torres Pérez se presentó a las oposiciones para maestro de capilla de la Catedral de Tortosa, cargo que obtuvo en 1895. Más tarde pasaría a Toledo y, por fin, a Sevilla. Afincado en la capital andaluza durante 24 años, fue Maestro de Capilla de la Catedral de Sevilla desde 1910 hasta su muerte en el año 1934.

Persona tímida y modesta, de una gran calidad humana, admirado por todos sus colegas y por la sociedad sevillana de principios del siglo XX. Allí era cariñosamente conocido como el Maestro Torres.

Dada su condición de sacerdote compuso numerosas obras para órgano principalmente. Pero su repertorio se extiende más allá. Escribió coplas para hermandades sevillanas como la de San Isidoro o El Calvario. Su conocido Salve Madre es una muestra de la gran sensibilidad que poseía y de una gran maestría técnica. Como curiosidad, destacar que algunas de sus composiciones no religiosas están firmadas bajo el seudónimo de “Lope del Toro y Mateu”.

Fue el primer Director de la Orquesta Bética de cámara, fundada junto a su amigo Manuel de Falla y Catedrático de Composición en el Conservatorio Superior de Música. Cargo éste que no llegaría a ejercer debido a su muerte poco después del nombramiento. Hay que decir que Eduardo Torres Pérez fue uno de los músicos que influiría en la obra de Manuel de Falla.

Gracias a su figura, se conserva hoy en día en Sevilla el tradicional baile de seises.

Torres, perteneciente a la denominada Generación del “Motu Propio”, amante de la estética impresionista, compuso en total algo más de 130 obras llenas de sensibilidad, fuerza, elegancia, frescura y original tratamiento armónico. Dos de las más importantes recopilaciones de Torres son: Los Cantos íntimos y El Organista Español.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.